Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
Introducción de la ensanza mutua en las escuelas de
Cuba, Guatemala y México
Introduction of mutual teaching in schools of Cuba, Guatemala and
Mexico
Introdução do ensino mútuo nas escolas de Cuba, Guatemala
e México
Osvaldo Granda Paz
1
Universidad de Nariño (Colombia)





RESUMEN
1 Doctor en Ciencias de la Educación. RUDECOLOMBIA-UDENAR. Docente de la Universidad de Nariño. Pertenece a los grupos de
investigación HISED e HISULA. Email: osgranda@udenar.edu.co
En este artículo se hace un registro y
descripción del itinerario de la llegada de
la enseñanza mutua en Cuba, Guatemala
y México, la participación de la Sociedad
Económica de Amigos del País de la
Habana, la Real Sociedad Económica de
Amantes de la Patria de Guatemala, de la
Real Junta de Caridad y Sociedad Patriótica
para la Buena Educación de la Juventud
de Puebla, y de algunos preceptores que
en la segunda década del siglo XIX logran
impactar y transformar la educación
en primeras letras en estos países. Para
ello se hace un seguimiento a través de
documentación epocal contextualizando
las acciones de las asociaciones y dando
relieve primordialmente al evento de la
introducción del método de enseñanza
mutua. Se establece la cronología para
     
método lancasteriano y se establecen los
primeros actores en su aplicación con sus
respectivas caracterizaciones.
Palabras clave: enseñanza mutua; Cuba;
México; Guatemala; sociedades patrióticas;
educación; escuela lancasteriana.
220
Osvaldo Granda Paz
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
ABSTRACT
This article presents and describes the
itinerary of the arrival of mutual education
in Cuba, Guatemala and Mexico, the
participation of patriotic societies such as:
the Sociedad Económica de los Amigos
del País de la Habana, the Real Sociedad
Económica de Amantes de la Patria de
Guatemala, the Real Junta de Caridad
y Sociedad Patriótica para la Buena
Educación de la Juventud de Puebla,
and some preceptors that impacted
and managed to transform the primary
education in these countries during the
second decade of the 19th. To this end,
an epochal documentation follow-up was
carried out by contextualizing the actions
of the associations and giving prominence
to the introduction of the mutual teaching
method. The chronology is established to
identify where the Lancasterian method

applied it are characterized.
mutual teaching; Cuba; Mexico;
Guatemala; patriotic societies; education;
Lancasterian school.
RESUMO
Neste artigo se faz um registro e descrição
do itinerário da chegada no ensino
mútuo em Cuba, Guatemala e México,
a participação da Sociedade Econômica
de Amigos do País de Havana, a Real
Sociedade Econômica de Amantes da
Pátria de Guatemala, da Real Junta de
Caridade e Sociedade Patriótica para a Boa
Educação da Juventude de Puebla, e de
alguns preceptores que na segunda década
do século XIX conseguiram impactar
e transformar a educação de primeiras
letras nesses países. Para isso se fará uma
sequencia por meio da documentação
da época, contextualizando o que foi
realizado pelas associações, dando
relevo primordialmente ao evento da
introdução do método de ensino mútuo.
Será estabelecida a cronologia para

lancasteriano e foram estabelecidos os
primeiros atores em sua aplicação, com
suas respectivas organizações.
 ensino mútuo; Cuba;
México; Guatemala; sociedades patrióticas;
educação; escola lancasteriana.
Contextualización: Idioma Maya Achi
Contextualizador: Alejandro Pedro de la
Cruz y de la Cruz
Ministerio de Educación de Guatemala

Tz’ib’anik chupan jun cholajil rilom béyal
    
Guatemala i México, xe’ok b’i je nimaq chi
re rajaw pwaq qachalal Habana, qonojel
utz k’uxaj re jiyub’ ta’aj Guatemala, utz.
K’uxaj molom utz kik’ux i molom aj
tinimit re utz k’utunel chike ab’omab’
altomab’ re Puebla, i jun chik kib’im qanok
ukab’ junab’ re XIX xe tikiche’ chu minik
re tinamit. Chike i keqa’ an jun b’eyanik
rumal uwujil ya’tal kanok chi antalik
kumal nimaq taq moloj ‘ibelib’ kiya’o
ucho’ab’ nab’el taqchak jeqom kanoq
usuk’ k’utunik kanoq. Kajaqik cholom
ilb’al pa saqil wi k’ut b’al lancasteriano
qakilb’elre nab’e nimaqtaq ch’ob’onel i
wach u’ anik antalkanok.
   :  
    
.
INTRODUCCIÓN
La implantacn de la enseñanza mutua en la segunda década del siglo XIX,
en América Hispana, ha sido objeto de continuas referencias por parte de algunos
221
Introducción de la enseñanza mutua en
las escuelas de Cuba, Guatemala y México
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
investigadores de la Historia de la Educación. Se destacan los aportes para los casos
chileno-argentino y mexicano con los trabajos pioneros de Domingo Amunátegui y
Dorothy Tanck de Estrada que inician su historia y análisis respectivamente. A ellos
les siguen de forma intermitente trabajos históricos de alguna manera globalizantes
y se avanza, en los últimos os, con análisis incluso del carácter semiótico de la
educación. Pero en cualquiera de las vertientes la localización de la documentación
primaria es de vital importancia, pues solo así no se seguirán repitiendo datos
y acontecimientos que no pueden ser refrendados, y algunos producto de la
imagología que sobre el lancasterianismo se creó desde su introducción en nuestros
países.
En este sentido tambn debemos tomar en cuenta que fue a partir de la
contribución e innovaciones de la “escuela lancasteriana” que las instituciones
educativas se modernizaron en Europa y América, por consiguiente cualquier
aporte que se pueda hacer para avanzar en el conocimiento de dicho proceso

este estudio se hará desde la historia de la educación.
Por ello el objetivo de esta indagación se enfoca a dar claridad histórica sobre el
derrotero de la introduccn de la enseñanza mutua en la región, describiendo de
manera documentada cómo llega primero a Cuba y cómo de ahí pasó a México.
Se corrobora los aportes de algunos maestros y se precisa cronológicamente sus
fundaciones. Se aborda este problema a través de la revisión de documentos de
archivo, algunos manuales lancasterianos y a través del seguimiento documental
de las primeras incursiones de maestros que conocieron este método de enseñanza.
Igualmente se logra ubicar las primeras publicaciones lancasterianas en Cuba,
México y Guatemala, cuyo estudio se deja para otra presentación.
El conocimiento de dichas evidencias documentales dan las bases para establecer
la historia del derrotero lancasteriano en América Hispana lo cual permitirá hacer
estudios comparativos entre las historias y producciones locales.
Desde el método de la Historia de la Educación Comparada, se asumen
aspectos sicos del problema. Primero se ubica hisricamente, de manera
documental, la introducción del método de enseñanza y a los maestros que lo
hicieron; subsecuentemente se reconocen los primeros documentos creados en su
entorno. Esto permitirá comprender la aparición de las escuelas, sus características
y materiales escolares entre los que cabe destacar los manuales. En este artículo se
precisarán, por tanto, el curso histórico y los primeros productos de la introducción
de la “escuela lancasteriana”. Por tanto no se trata de un análisis de los documentos,
pues en esta primera fase se trata de ubicarlos y determinar su cronoloa respectiva.
En relación a las fuentes tanto primarias como secundarias, abundante en casos
como el mexicano, solo se toman en cuenta las estrictamente necesarias.
Después de hacer el recorrido sobre el itinerario de la enseñanza mutua y cómo
de su introducción en Cuba, luego pasó a México y posteriormente a Guatemala,
podemos concluir reconociendo la importancia que tuvieron las sociedades y
asociaciones civiles que con gran facilidad dieron en la posibilidad de asumir
este tipo de enseñanza. Bastaba tener una referencia sica del método, para que
222
Osvaldo Granda Paz
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
se tomara y se aplicara como se hizo en Puebla y xico después de conocer la
información que publicó la Real Sociedad de Amigos del Ps de la Habana con
lo cual, debemos resaltarlo, Cuba fue el primer territorio de lo que hoy compone
América Latina y El Caribe, que tomo el método y lo aplicó en sus escuelas.
La importancia de hacer este recorrido histórico radica en que permiti a
los interesados en el tema comprender mejor y hacer estudios comparativos
de los procesos locales, establecer la introduccn de este “método”, conocer
sus antecedentes, explicar sus desarrollos y su duracn. Se hace evidente, por
ejemplo, la necesidad de investigacn puntual sobre las características propias del
surgimiento y primeros desarrollos de la enseñanza mutua en la isla de Cuba, El
Caribe y Guatemala, y el papel de las Sociedades de Caridad y Económicas de
Amigos del País tanto aquí como en otros países hispanoamericanos. Este trabajo
permitirá tambn tener mejor conocimiento de lo producido en América Hispana
respecto de la implantación de este nuevo método de enseñanza, el cual, como en
aquellos países donde se había aplicado, cambia y generaliza la educación primaria.
Aspectos preliminares
Desde su aparición en el contexto español, las Sociedades de Amigos del
País y las Juntas de Caridad estuvieron inclinadas a promover la educación
del pueblo.
2

recursos humanos y económicos. En espacios como el hispanoamericano, en la

se profundiza en la primera mitad del siglo XIX y que se expande con menor
potencia en la segunda mitad. En muchas poblaciones las Juntas de Caridad
tuvieron especial injerencia en el desarrollo educativo, pero en la mayoría fueron
las Sociedades de Amigos, Sociedades Económicas y Sociedades Patrióticas las
que se interesaron por difundir y generalizar la educación fundando escuelas
públicas, imprimiendo textos y otorgando premios. El preponderante papel que
tuvieron en Hispanoamérica también debe sopesarse dada la expatriación de los

niveles.
En España, las Sociedades Económicas de Amigos del País toman el ejemplo
de algunas sociedades europeas. De este modo surge, guiada por Floridablanca,

y por lo expuesto en sus discursos, Rodríguez de Campomanes, las sugiere,
promueve y patrocina en todo el país.
Desde entonces alcanzaron excelentes resultados, particularmente en el
campo educacional y fue así que sociedades como la bascongada, matritense,
gaditana, sevillana y mallorquina, para citar algunos ejemplos, encontraron
2 En 1764, siguiendo el ejemplo de otros países europeos, se había conformado la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País
que será tomada como ejemplo en toda España para las sociedades que se organizan posteriormente apoyadas especialmente por
Rodríguez de Campomanes. Años después Carlos III, en marzo de 1778, emitió una real cédula estableciendo la Junta General de
Caridad con la que se inicia este tipo de establecimientos cuya atención se dirigía a las clases populares y a los pobres.
223
Introducción de la enseñanza mutua en
las escuelas de Cuba, Guatemala y México
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
émulos en las colonias de ultramar. Bien, motivados por algunos españoles
que pasaron a América y sabían de sus alcances, o bien porque algunos criollos
se relacionaron con miembros de las sociedades españolas, llegando incluso a
ser socios correspondientes. Recordemos el importante papel que jugaron los
individuos que pertenecieron a la bascongada en Guatemala, Perú, Cuba y
México.
3
Pero dicha emulación fue propiciada, además, a través de sus publicaciones,
las cuales permitieron conocer la organización y áreas en las que actuaban. En
este orden de ideas mencionemos, en relación a este aspecto, que los alcances
de las sociedades económicas fueron conocidos gracias, especialmente, a la
circulación de sus memorias y estatutos.
Encontramos, por consiguiente, que varios tomos de las memorias de las

se empiezan a gestionar estas agrupaciones imitando las de la península.
Además se distribuían copias del texto      
producir al Estado las Sociedades Patrióticas, como premio a los estudiantes más
adelantados en los certámenes públicos, así ocurre con los alumnos de la Escuela
Patriótica de Veracruz
patrocinada igualmente por la Sociedad Patriótica local.
5
Esta escuela llegó a tener mucha importancia, tanto que el virrey Revillagigedo
tomó parte para desarrollar su plan de estudios.
A la par, podrá comprobarse la circulación de tales obras en la Isla de Cuba,
donde la Sociedad Económica de Amigos del País de la Habana incluía en su
biblioteca el Ensayo de la Sociedad Bascongada de los Amigos del país,  
conocido regularmente junto a los Extractos de las juntas celebradas por la Real
sociedad bascongada de los amigos del país, de 1772, y otras.
7
De idéntica manera
pasa en otros espacios, como en la capital del virreinato de la Nueva Granada,
donde circulaban los siguientes textos: Ensayo de la Sociedad Bascongada de los
Amigos del país 

económica de amigos del país de esta corte en el suplemento de la gazeta de 14 de agosto
de 1781 
Joseph Agustín Ibáñez de la Rentería presentó á la Real Sociedad Bascongada de los
Amigos del País en sus juntas generales de los años de 1780, 81 y 83 de 1790, que en
la actualidad forman parte de los fondos de la Biblioteca Nacional de Colombia.
A lo anterior, pronto se sumaron producciones locales como el Extracto de las
primeras juntas, celebradas por la Sociedad Económica de Amigos del País en la villa de
3 Para el caso de los bascongados de México puede verse la obra de María Cristina Torales Pacheco. Ilustrados en la Nueva España: los
socios de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. (México: Universidad Iberoamericana, 2001). Allí de manera detenida y
profunda se da cuenta de la relación académica que mantuvieron los socios mexicanos de dicho cuerpo.
4 Gazeta de México. México: No 2, 24 de enero de 1786 (p. 27). Suplemento a la Gazeta de México, No. 45, de 22 de agosto de 1786 (p.
187), y Suplemento a la Gazeta de México. México, 20 de noviembre de 1787 (p. 457).
5 Gazeta de México. México: No. 11, del 6 de junio 1788 (p. 81).
6 Más información sobre la estructura y estudios en la Escuela Patriótica de Veracruz en (Luque Alcaide 1970).
7 El inventario de la biblioteca puede consultarse como “Lista de obras existentes en la Biblioteca de la Real Sociedad Patriótica de La
Habana” inserto en el “Expediente general sobre la reforma de los estudios en la isla de Cuba. AHN: ULTRAMAR, 126, Exp.10.
224
Osvaldo Granda Paz
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
Mompox, de 1784 y los varios volúmenes de memorias de la Sociedad Económica
de Amigos del País de La Habana.
Por ende es de suponer que lo mismo sucede en todas las colonias españolas.
Sea como fuere, la idea de crear sociedades económicas o sociedades patrióticas
como se les llamó en algunas ciudades, cundió en las dos últimas décadas del
siglo XVIII. La primera de ellas, de la que tenemos noticias, corresponde a una
Sociedad de Amigos del País que, contando con la debida aprobación se quiso
establecer, hacia 1781, en la provincia de Antioquia. Luego encontramos a la
Sociedad Económica de Amigos del País de Santa Cruz de Mompox, fundada

8
cuya vida se extiende por un breve lapso
y cuyas realizaciones están por investigarse. En este mismo tiempo como se
mencionó antes, en Veracruz, México, funcionó una Sociedad Patriótica de
Amigos del País. Asimismo, por estos años, hubo intensiones de fundar una en
Yucatán gracias al conocimiento que se tenía de la sociedad guatemalteca por
parte de algunos suscriptores locales de la prensa del vecino país.
9
Años más tarde se intentó fundar la Sociedad Económica de Amigos en la
ciudad de México y de ello se conocen documentos como el enviado en abril
de 1799 por el Virrey Miguel de Azanza al Ministro de Estado, en nombre de
algunos vecinos que movidos por el “interés público” solicitan su aprobación
para instalar y ponerla en marcha acorde al “Proyecto y Plan de una Sociedad
Económica en México”,
10
lo cual por terceras razones no se pudo llevar a buen
término. Luego vendrán la Sociedad Económica de Amigos del País de Santiago
de Cuba fundada en 1787; la de Lima fundada en 1790; de La Habana y de
Quito fundadas en 1792; la Real Sociedad Económica de Amantes de la Patria de
Guatemala fundada en 1795; y otras posteriores como las de Santa Fe, Santiago
de Chile, Cartagena, Lima, Buenos Aires, etc.
Estas sociedades incluían en sus estatutos capítulo especial al fomento de
la educación, y lo ponían en práctica fundando escuelas de primeras letras y

difundían métodos y prácticas pedagógicas, como se cuenta inicialmente en lo
aportado por la bascongada que había apadrinado la publicación de la obra de
Palomares “El maestro de leer…” de amplia difusión en España y América, o
como ocurrirá entrado el siglo XIX con la gaditana y la publicación del Manual de
enseñanza mutuaque tanto promovió la educación de los niños en España y que,
para muestra de su difusión, también llegó a sus corresponsales en Guatemala.
Por consiguiente no solo se promovían a través de personas conocedoras de su
funcionamiento sino a través de las bibliotecas ilustradas que destacaban, en sus
fondos, las memorias de las sociedades madrileña, bascongada y segoviana, para
recordar las más conocidas. Así pasó en el caso de José Pérez Calama inicialmente
8 Extracto de las primeras juntas, celebradas por la Sociedad Económica de Amigos del País en la villa de Mompox, provincia de
Cartagena de Yndias. Desde el 12 de septiembre hasta el 19 de diciembre de 1784. Santa Fe: Antonio Espinosa de los Monteros [1784].
9 Puede verse la breve reseña sobre este punto en Robert Jones Shafer, The Economic Societies in the Spanish World [1763-1821].
(Syracuse: Syracuse University, 1958), 156-157.
10 AGI: ESTADO, 28, N.31. Carta nº 92 del Virrey de Nueva España, Don Miguel José de Azanza a Don Francisco Saavedra, Ministro
de Estado.
225
Introducción de la enseñanza mutua en
las escuelas de Cuba, Guatemala y México
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
en México y después, durante su obispado en Quito. Los promotores locales en
las colonias españolas de ultramar, igualmente fueron personajes que tendrán
una participación de primera línea en los hechos políticos y económicos de estos
territorios. Baste recordar que Eugenio Espejo y Antonio Nariño fueron quienes
en Santa Fe y Quito, respectivamente, promovieron este tipo de asociaciones.
Entonces, fue a través de estas sociedades patrióticas y/o económicas de amigos
del país como se debatían y fomentaban las ideas liberales sobre educación,
cambio-sociales y económicos, y desde luego de independencia.
En cuanto a las Juntas de Caridad, iniciadas en Madrid hacia 1778, llegan
a México en distintas épocas: en Veracruz y Puebla por iniciativas ligadas a
proyectos educativos y, en México, a problemas de salud, durante la epidemia de
viruela que azotó la capital del virreinato por 1797. Junta disuelta el año siguiente
según consta en documentos epocales. También al comenzar el siglo XIX, en



pública que traería su establecimiento a semejanza de la Real Junta General de
Caridad, por lo cual pedía se le envie “el plan o constituciones de aquélla”.
11
Estas sociedades siguiendo la línea de la vascongada y matritense, enfatizaron
su interés en la educación y, con frecuencia, obsequian ejemplares de los libros
que las corporaciones españolas patrocinaban, como se hizo con El maestro de
leer
que se tradujeron del inglés o se tomaron del manual de la gaditana. De otra
parte se encuentran casos como la sociedad de la Habana que promueve entre
sus socios la producción de textos educativos de divulgación y algunas cartillas
propias. A la par de ello las juntas de Caridad hacían lo propio, a veces para
obtener fondos, como lo hizo la Junta de Caridad de Leganés en 1791
12
que pide
licencia para publicar Noticias varias y curiosas de Madrid, o para difundir textos
religiosos como, a guisa de ejemplo, lo hace la Real Junta General de Caridad,
de Madrid, que pidió en 1799 licencia para reimprimir El Catecismo de la doctrina
cristiana de Ripalda y el Catecismo histórico o compendio de la historia sagrada y
de la doctrina cristiana de Fleury.
13
Acción que repite la Real Junta de Caridad
y Sociedad Patriótica para la Buena Educación de la Juventud de Puebla, al
reimprimir el texto lancasteriano ya publicado por la Sociedad de Amigos del
País de La Habana.
La Sociedad Económica de Amigos del País de La Habana
           
siglo XVIII, la de Santiago de Cuba erigida en 1787 y la de la Habana a la cual
11 AGI: ESTADO, 43, N.37
12 AHN: CONSEJOS, 5557, Exp.35
13 AHN: CONSEJOS, 5563, Exp.29
226
Osvaldo Granda Paz
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244


pero que
celebró su sesión inaugural, con una decena de socios, en enero del año
siguiente,
15
misma que tendrá varios nombres en sus diferentes épocas:
Sociedad Económica de Amigos del País y Sociedad Patriótica serán los más
duraderos.
Esta sociedad desde su fundación contó con varias secciones dedicadas
especialmente a la Agricultura, la Educacn y la Literatura. La sección de
educacn, despliega una actividad de gran importancia desde la segunda
década del siglo XIX. A partir de 1815 se constituye en un polo de desarrollo
de la educación cubana y se encarga de introducir no solo en la Isla, sino en
toda Hispanoamérica, el método de enseñanza mutua.
En su biblioteca blica, la primera de la isla, se encontraba una selecta
muestra de obras de los ilustrados franceses y españoles, entre ellos los más
acreditados en temas relacionados con la enseñanza de primeras letras, tales

ocurrió con las otras asociaciones de Hispanoamérica, pasaron por las manos
de sus socios algunos volúmenes publicados por las sociedades de amigos
         
en el inventario de la Biblioteca incluido en el Expediente general sobre la
reforma de los estudios en la isla de Cuba presentado junto al informe del
comisionado Francisco Arango Parreño, consejero regio para el arreglo de los
estudios en la isla.

        
cobra nuevos bríos y crea su Sección de Educación para dedicarla al fomento
y supervisión de las escuelas de primeras letras, al examen de los aspirantes
a maestros y a revisar los exámenes.
17
Los responsables de esta importante
sección, a comienzos del año 1818, se encargaron de analizar, evaluar las
posibilidades de aplicación y fomentar el sistema de enseñanza mutua.
De ahí que publicaron en las Memoriasde los años 1818 y 1819, artículos


segunda época, el Papel Periódico.
Fue a tras de la difusión hecha en sus publicaciones que se logró que
en la isla se establezcan escuelas lancasterianas y, por el conocimiento de
estas memorias que se tuvo en Puebla, se inició este sistema de enseñanza en
xico. En todo caso la inclinación por publicar textos que tuvieran que ver
con la educación se prolonga hasta mediados del siglo XIX cuando, incluso,
se imprimen cartillas para las escuelas rurales.
18
14 Mediante aprobación real de fecha 15 de diciembre de 1792 se aprobó en Madrid su funcionamiento.
15 En Guía de forasteros de la isla de Cuba y calendario manual para el año de 1814 igualmente se afirma que se estableció en enero de
1793 (1814, 119)
16 AHN: ULTRAMAR,126, Exp.10
17 Cfr. Ma. Consolación Calderón España y Ma. Isabel Corts Giner. Ofertas educativas de las Reales Sociedades Económicas de Amigos
del País en Latinoamérica [Siglos XVIII-XIX]. (2006).
18 José María Calvo. Cartilla rústica para las escuelas del campo. (La Habana: Severino Boloña, 1842).
227
Introducción de la enseñanza mutua en
las escuelas de Cuba, Guatemala y México
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
La Sociedad de Amigos del País de Guatemala
Una vez recibida la real cédula de aprobación para su funcionamiento fechada

para comenzar con su emprendimiento ese mismo año. En el primer artículo
          
pública”.
19
Entre sus emprendimientos culturales sobresalientes estuvo, al
siguiente año, la convocatoria a un premio para quien escribiera sobre un tema

esta manera y por resultar ganador del premio del certamen, se vinculó como
socio, Fray Matías de Córdova, en 1797. La sociedad dejó de funcionar por
algunos años, debido a la carencia de fondos, sin embargo se restableció a partir
de 1810.
Fray Matías se convirtió en un intelectual de prestigio, dedicado a la enseñanza,
en particular, de las comunidades indígenas. A su regreso del viaje que realizara
a Madrid, entre 1810 y 1812 se convirtió en el primer maestro americano en
proponer y practicar un nuevo método para enseñanza de las primeras letras;
su primera y segunda edición se hicieron en Guatemala bajo el título de: Método
fácil de enseñar a leer y escribir. Este método fue perfeccionado por fray Víctor
Flórez, quien, a su vez publicó luego el Método doméstico para enseñar y aprender
seguramente a leer y escribir en sesenta y seis lecciones.
20

de Amigos de Guatemala, de la cual fue nombrado vicepresidente.
21
Se sabe
que es en esta época, cuando desde Cádiz la gaditana envió varios ejemplares
del manual lancasteriano que había impreso, los mismos que serán conocidos
tanto por la sociedad de amigos de Guatemala, como por el ayuntamiento,
conjuntamente con una misiva de enero de 1819 de la Sociedad Económica de
Amigos del País de Cádiz en la cual les invitaba a participar en las “gestiones
educativas” para aplicar la enseñanza mutua.
22
De esta manera, el maestro
Matías de Córdova
23
, propuso al Ayuntamiento abrir una escuela lancasteriana,
solicitud que reforzó con la presentación del Manual Práctico…y del Suplemento
del Noticioso General.

En este punto hace falta esclarecer la recepción que fray

cartilla.
19 Estatutos de la Real Sociedad Económica de Amantes de la Patria de Guatemala (Guatemala: RSEAPG,1796), 4
20 Irma Contreras García. Las etnias del Estado de Chiapas: castellanización y bibliografías. México: UNAM, 2001.
21 Marco Pérez de los Reyes.«Fray Matías de Córdova. Su vida y su obra.» En Memoria del IV Congreso de Historia del Derecho, de
Beatriz Bernal (Coord.), (México: UNAM-Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1988), 860.
22 Lubia Esperanza Pineda. La Educación en Guatemala durante el régimen de Mariano Gálvez. (Guatemala: Tesis de Licenciatura
USAC, 1991), 12.
23 Corresponde a fray Matías de Córdova, miembro de la Sociedad de Amigos de Guatemala desde 1797 y entusiasta de la educación
popular.
24 Cfr. (Pineda 1991, 29) El Noticioso General de México, es el mismo periódico editado en México en el cual publicó con asiduidad
artículos sobre su “Estudio Académico” el maestro José Ignacio Paz, los mismos que pueden leerse en ejemplares de 1817 y que se
continúan hasta 1821.
228
Osvaldo Granda Paz
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
La Real Junta de Caridad y Sociedad Patriótica para la Buena Educación de
la Juventud de Puebla
Con el conocimiento que debían tener de los logros de la Real Junta General de
Caridad de Madrid y, además, de la que se estableció en México, en Puebla se creó
la Junta de Caridad y Sociedad Patriótica para la Buena Educación de la Juventud

Sus propulsores fueron los religiosos Francisco Pablo Vázquez, que preocupado
por la infancia había creado una escuela de primeras letras para niños pobres en

la enseñanza, había organizado ya la “Obra a de Educación de la Ciudad de

encargado de solicitar licencia para establecer la Junta de Caridad.
25
Esta Junta siempre se mantuvo atenta a la calidad del todo de enseñanza
utilizado en la educación que promovía y por ello en 1819, habiendo conocido lo
descrito a través de las Memorias de la RSEAPH sobre las escuelas lancasterianas,

Furlong, miembro de la Junta, la reimpresión del texto publicado por la habanera.

Estado, la apertura de una escuela para niñas.
En cuanto a la aplicación del “métodolancasteriano, no hay documentación

escuela del Seminario en 1823.

Sin embargo, cabe a la Junta Patriótica de Puebla
la responsabilidad de haber aplicado en su escuela la enseñanza lancasteriana por

           
asociaciones de particulares empeñadas en el fomento de la educación de las clases
populares: de la Real Sociedad habanera, la Sociedad de Amigos guatemalteca, la
sociedad gaditana y la Junta de Caridad y Sociedad Patriótica de Puebla, las cuatro

Introducción de la enseñanza mutua en Hispanoamérica
El recorrido de la enseñanza mutua como sistema educativo
27
y con aplicación
del método que se conocerá bajo la denominación de monitorial o lancasteriano,

25 Luis Arturo García Dávalos. “La Real Junta de Caridad y Sociedad Patriótica para la buena educación de la juventud de la ciudad de
Puebla de los Ángeles en la América Septentrional y la introducción en Nueva España del método Lancasteriano” (2016, 8-9).
26 Ibídem, y del mismo autor, Teología, sociedad y política en la transición al México independiente. El pensamiento de Pablo Vázquez
[1768-1825]. (México: Tesis doctoral en Historia, UNAM, 2015).
27 El sistema de enseñanza mutua que se impone a comienzos del siglo XIX incluye elementos de financiación, como las suscripciones
por parte de personajes pudientes, la dotación de espacios físicos y útiles escolares propios, nuevas tareas para los maestros y sus
monitores, una relación entre las escuelas y los estados que en Inglaterra continúa de manera similar la tradición de apoyo que se
había dado a la escuela escolástica, y en América Hispana se empieza a plantear en una relación directa para que se asuma el papel
de estados docentes, habilitando la escuela lancasteriana como método oficial en varios países del continente, etc.
229
Introducción de la enseñanza mutua en
las escuelas de Cuba, Guatemala y México
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
XVIII, se inicia en Londres en la escuela para niños pobres de Borough-Road, en
Southwark, a cargo de Joseph Lancaster. Su funcionamiento si bien se inicia en
1798, se organiza bajo este nuevo sistema en los tres primeros años del siglo XIX.
Con dicha experiencia en 1803, su preceptor publicó: Mejoras para la
enseñanza de las clases industriosas de la comunidad,
28
impulsando así nacional e
internacionalmente la expansión del “método”. Este mismo año se publicaron,
al menos, dos ediciones de este manual, las más conocidas fueron las de 1805
y 1807. Mediante este epítome se propició la elaboración de manuales que se
conocerán en el resto de Europa y América. Así, el sistema se conoció rápidamente


Cincinnati y más tarde en Washington y Baltimore.
29
Gracias a la información de que hacía acopio la Sociedad Lancasteriana
asentada en Londres expresada en su publicación Origen y progresos de la
enseñanza mutua, se conocen avanzadas del “sistema”
30
en Haití y en Dominicana
en 1817. Sobre las escuelas de Haití, es la Sociedad Lancasteriana de Londres
la que ofrece información en su publicación, allí incluye un aparte del bando
público de enero de 1817.
Ahora bien, con estos antecedentes próximos encontramos los desarrollos
           
periódico La cena, de La Habana, un artículo sobre las escuelas lancasterianas en
el que se manifestaba, entre otras cosas, que si bien no se proponían para que se
generalizaran en el continente y en España “su utilidad para las clases pobres
es clara”.
31
Luego gracias a la publicación de las Memorias por parte de la Real
Sociedad Económica de Amigos del País de La Habana, se abrió una escuela con
el método lancasteriano desde el año 1815
32
y desde entonces fue este un pilar de
su labor educativa.
33
También en 1815, de otra parte, se harán intentos por implantar la enseñanza
mutua en Sudamérica. Sabemos que se abrió una escuela en Concepción,
Uruguay, en la cual puso en práctica el método lancasteriano el presbítero chileno
28 Con la obra Improvements in education as it respects the industrious classes of the community (containing, a short account of its present
state, hints towards its improvement, and a detail of some practical experiments conducive to that end) que en 1803 al menos tuvo dos
ediciones,
29 Noticias de ello se incluyen en Report of the British and Foreign school society.Londres: Tylor, 1815, pp. 13-15.
30 Es necesario hacer una aclaración semántica y taxonómica en cuanto a la enseñanza mutua, recíproca, monitorial o escuela
lancasteriana. Se habla de sistema como aquella estructura que engloba una forma general cuyas pautas pueden tener variantes
específicas, pero que obedecen a un solo patrón. En este caso se trata de la enseñanza monitorial, más conocida como enseñanza
mutua que tiene categoría de sistema, dado que ella se estructura de tal manera que se dirige a cumplir con el fin de que sean los
mismos estudiantes, quienes “colaboren” en la formación de sus condiscípulos. Las maneras cómo se logra el objetivo de participar
de la enseñanza entre ellos, puede tener diferentes métodos y a la vez cada método puede tener diferentes técnicas.
31 Ángel Huerta Martínez. La enseñanza primaria en Cuba en el siglo XIX (1812-1868). (Sevilla: Excma. Diputación Provincial de
Sevilla, 1992),105.
32 Ibídem. Por su parte Humboldt reseñó una escuela lancasteriana en la isla, sin embargo la inclusión en su obra Ensayo político...
publicada en 1826 hace dudar que la hubiera visto en 1804, año de su segunda estadía.
33 La sección de Educación de la RSEAPH en las Memorias de enero de 1818 menciona su informe de diciembre de 1817 en el cual trata
de los adelantos que gracias al trabajo de la Sección se han logrado, entre otras, en la Escuela de la ciudad, de extramuros, y otras en
los pueblos del interior, menciona que ha procurado implementar el “sistema de José Lancaster” con las indicaciones ya publicadas
como exposiciones en los nos. 4 y 10 de las Memorias.
230
Osvaldo Granda Paz
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
Solano García en las postrimerías de ese año.

Posteriormente, a partir de 1819,
vendrán las fundaciones adelantadas por James Thompson en Argentina, Chile
        
Ecuador, a las que debe sumarse la lograda por la Sociedad de Amigos del País
de Puerto Rico también ocurrida en el año 21.
La enseñanza mutua llega a México por intermedio de la publicación de la
RSEAPH
Para el caso mexicano está documentada la aplicación de la enseñanza mutua

35
hecho en el cual tuvo que ver la Real
Junta de Caridad y Sociedad Patriótica de dicha ciudad.

Después, en 1819 se
pondrá en práctica en la ciudad de México.
En efecto, en Puebla en 1819 se imprimió en los talleres de Joaquín Furlong
(miembro de la Junta de Caridad) el manual Plan de escuelas de primeras letras
arreglado al nuevo sistema de Lancaster llamado de la enseñanza mutua,
37
tomado del
No. 10 de las Memorias de la Real Sociedad Económica de La Habana que circuló
en Cuba el 31 de octubre de 1817, lo cual da un margen para pensar que pudo
tenerse noticias concretas de Lancaster desde noviembre de 1817 en el caso de
haber obtenido la memoria de publicación mensual, pues la Colección, la primera,
de las Memorias de la Sociedad de La Habana que contenía los doce meses del
año 1817, circuló en febrero de 1818. De tal manera que, dado el notable interés
de la Real Junta de Caridad y Sociedad Patriótica por el tema educativo, pudo
haberse puesto en práctica durante este lapso.
Antes de proseguir, sobre este punto se debe comentar que ciertamente el
sistema de enseñanza mutua no procede del siglo XIX. Se utilizó, como forma
de trabajo, ya desde la antigüedad, y en la época moderna por parte de maestros
como Lorenzo Ortiz, en Cádiz; por prescripción de la Ratio Studiorum se utilizó
entre los jesuitas, e igualmente por parte de maestros de la Reforma madrileña
en las últimas décadas del XVIII, particularmente por Rubio y Anduaga. Pero
fue con Bell y Lancaster que se aplicó en tanto sistema y método a la enseñanza
            Enciclopedia
34 En el Archivo Artigas se constata “un documento que prueba que el mencionado Solano García sacerdote franciscano chileno,
hacia fines de 1815 se ofreció, al mismo Artigas, para establecer una escuela pública en el Arroyo de la China. Artigas aceptó la
propuesta, y en diciembre de aquel año García ya estaba trabajando en su proyecto…(Gaudiano 2002, 103). De otro lado Solano
logró levantar dicha escuela para lo cual “había inventado unos hornos de cal, el lucro de la fabricación lo invertiría principalmente
en la reedificación de la iglesia, en levantar y establecer una escuela lancasteriana” (Barrios Pintos, 1989).
35 Luis García Dávalos en su texto “La Real Junta de Caridad y Sociedad Patriótica para la buena educación de la juventud de la ciudad
de Puebla de los Ángeles…anota que ésta Junta lo conoció desde 1816 a través de un informe publicado en una Memoria de la
Sociedad Económica de Amigos del País de la Habana, que fue reimpreso en la Nueva España con el patrocinio de Joaquín Furlong”.
García Dávalos (México: 8/9/2016), 17) Aquí se debe anotar que Furlong, superior de la Congregación de San Felipe Neri, era dueño
de una pequeña imprenta.
36 La Real Junta de Caridad y Sociedad Patriótica de Puebla festejó en el mes de julio de 1813 el haber recibido la cédula real de
aprobación. Cfr. (De la Torre Villar 1998), 607.
37 No existen testimonios fehacientes de que fuera Fernández de Almanza quien corrió con los costos de impresión de este manual
(Guzmán Pérez 2011), 97.
231
Introducción de la enseñanza mutua en
las escuelas de Cuba, Guatemala y México
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
Británica en la cual se menciona que en México los Betlemitas utilizaron la
enseñanza hacia 1800 debe considerarse bajo esta indicación.
La cuestión es que, entre 1818 y 1819, la enseñanza mutua se aplicó en la
ciudad poblana y, varios de sus preceptores, tuvieron que conocer y practicar el
método lancasteriano. Por ello es probable que fuera uno de estos preceptores,
José Ignacio Paz, quien tenía una escuela de prestigio que hizo noticia desde
mediados de 1817 hasta mediados de 1818 por haber logrado la protección
del gobierno y realizar certámenes públicos de exámenes de sus alumnos de
los cuales estuvieron al tanto el Obispo, el Virrey y también el gobierno de la
metrópoli.
38
Este preceptor efectuó un importante despliegue relatando lo ocurrido en los
exámenes de su “estudio Académico” en los suplementos del Noticioso General
de México

todavía no se da noticia de que tuviera conocimiento de la enseñanza mutua o
del “método” lancasteriano. Sin embargo, unos meses más tarde ya se declara
conocedor del mismo en el prospecto que envió al Ayuntamiento. Es factible que
con los periódicos mencionados u otros subsiguientes donde se hace alusión a
las nuevas experiencias educativas, realizadas en México y Puebla, se presentara
fray Matías Córdova al ayuntamiento de Guatemala, como se señalará en su
punto.
En 1819, Paz se dirigió a la capital novohispana y, entre abril y mayo, publicó
el prospecto que hizo conocer del Ayuntamiento.
39
Allí explica el manejo que
dará a su “Estudio académico de primeras letras” donde trasluce su experiencia
preliminar en las ciudades de Jalapa

y Puebla. Indica el uso de los catecismos
de Ripalda, Astete y las escuelas pías. Enseñaría lectura mediante el silabario
y cartillas. Entre sus “asignaturas” anota Gramática, Ortografía y Caligrafía,
“arismetica inferior”, Dibujo, Elementos de Geometría, Geografía y Música. En
esta época aún se declara seguidor de Torcuato Torio de la Riva, pero agrega:
que como ya lo ha hecho antes, entre día dedicará “una hora de enseñanza
mutua” de gran servicio para leer, escribir, contar y “perorar”.

Luego informó
al Cabildo que, el 21 de febrero de ese año de 1819, haría la correspondiente
inauguración del establecimiento.
38 Cfr. AGI: ESTADO, 41, No. 69 que contiene una Carta de Don Juan González al Secretario de Estado, dando cuenta del estado de la
escuela académica de Paz, acompañada de otra documentación relacionada.
39 Sobre la fecha de la llegada de Paz a México se puede decir esto: En 1818 según consta en un documento del AAM [Instrucción
Pública: Libro 2477. Legajo 3, 1809-1822 (1819, Expediente 224)] el Comisario de Puebla lo recomienda a finales de 1818, y en
noviembre de ese año según una hoja volante impresa (en Puebla) tenía establecido un “Estudio Académico, sus alumnos explicarían
algunos puntos de la Doctrina Cristiana a fines de noviembre. Lo cual significa que sí se trasladó como lo advierte en una nota don
Juan Gómez del Campo, esto debió ser al iniciarse el año de 1819. Y menciona las medallas de oro y plata que han dado a los niños,
El maestro Paz estaba haciendo trámites para obtener licencia de su establecimiento en el mes de febrero de este año de 1819.
40 Manuel Rivera menciona la importancia que tuvo en Jalapa la “Escuela Académica” de Paz y como hacia su presentación con visos
acendrados de realismo (1869, 247), los mismos que también destacará durante sus premiaciones a los escolares de Puebla.
41 AAM, “Prospecto del estudio Académico” (J. I. Paz 1819), 8. Es muy probable que el maestro Paz conociera la escuela lancasteriana
estando en Puebla en el año 1818, a donde llegó procedente de Jalapa en donde por espacio de al menos un lustro había sido maestro
de primeras letras, ceñido en alto grado a la tradición colonial.
232
Osvaldo Granda Paz
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
De forma paralela el maestro Andrés González Millán dirigió una misiva al

para hacer una “manifestación de enseñanza de niños”

y como se ve por el
encabezado de su carta: Andrés González Millán, Director de la escuela de
Enseñanza Mutua establecida en la Calle de Capuchinas” se debió adelantar
en escasos días a Paz al poner en práctica el método en la ciudad. Por la ayuda
     
lancasterianas habían logrado en Inglaterra.

Su solicitud la hizo pública a
través de la prensa local con el siguiente anuncio:
D. Andrés González Millán director de la escuela de enseñanza mutua establecida
en la calle de Capuchinas, hará el 30 del corriente en celebridad de los dias de nuestro


aceptación se va propagando en toda la Europa como el más análogo y ventajoso para




44
En relación a la estancia en Madrid de González Millán, existe comprobación
de la realizada antes de octubre de 1813, cuando estando en España, pide
solicitud de pasaporte para regresar a Campeche, de donde había llegado en
calidad de comisionado del síndico procurador general “para indagar en la causa
que se sigue sobre el contrabando en aquella plaza”.

Según Tanck Estrada en
fecha que no precisa “...estudió cuatro años en el Colegio de Primeras Letras
de Madrid, regresando a México en 1819”.

De haber sido así pudo conocer la
escuela lancasteriana que Kearney abrió allí desde enero del 18; sin embargo,
el hecho de que llegara a México en 1819 no exime que lo hiciera estando en
Yucatán o en otra ciudad del virreinato.
Las memorias de la RSEAPH y la publicación del artículos lancasteriano
La RSEAPH conservó, desde sus inicios, tanto como la sociedad de Santiago,
buenas relaciones con la bascongada, generando estrechos lasos de amistad,


Y si bien no se ha estudiado a profundidad la relación de

memorias que publican siguen el ejemplo vasco y madrileño.
42 Según el listado de profesores examinados que ordenó levantar el Ayuntamiento, dictaba clases a 74 niños en 1820.
43 AAM, [Instrucción Pública: Libro 2477. Legajo 3, 1809-1822,(1819, Expediente 223, 4 hojas)].
44 Gaceta del Gobierno de México, jueves 27 de mayo de 1819, Tomo X, No. 67, p. 518.
45 Archivo General de Indias: INDIFERENTE,2141,N.116.
46 Dorothy Tanck Estrada. La educación ilustrada 1786-1836. (México: El Colegio de México, 2005), 158.
47 Gárate, op. cit., 2/6/2016.
233
Introducción de la enseñanza mutua en
las escuelas de Cuba, Guatemala y México
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
Es así que la RSEAPH con el beneplácito del gobierno isleño y con el concurso

si bien parece que hubo intentos de hacerlo desde el año 15. Estas memorias se
publicaron el año 17 mes a mes y en enero de 18 también se publicaron como
colección.
En el No. 10 correspondiente a octubre del año 1817 se publicó el artículo
“Enseñanza Pública” dedicado a la obra de Lancaster, con un prólogo tomado
de The Analectic magazine . Pasando en seguida a incluir el Dictamen
de la comisión nombrada por la Sección de Educación, sobre si conviene adoptar
el sistema de Lancáster en las escuelas de primeras letras de la ciudad de La

de Educación se había conformado, como se señala en el No. 13 de sus memorias,
correspondiente al mes de enero de 1818, desde el mes de agosto de 1817.
estado actual
de la enseñanza del bello sexo en La Habana, y de su educación, estos mismos
autores Rodrigo y Vélez anuncian la importancia del “sistema sencillísimo de
Juan Lancaster”.

El artículo referido y resaltado aquí, que dio pie a la reimpresión de Puebla
en 1818, desarrolla los siguientes aspectos introductorios a manera de dictamen:
Facilidad de enseñar a todas las clases del pueblo las primeras letras y ahorro de
tiempo. Economía de los gastos de la enseñanza y reparación asombrosa para
preparar a cada uno a que raciocine, piense y trabaje por sí.
Prosigue el “Plan de Enseñanza” que la comisión presenta para que la
Sociedad lo apruebe destacando los principales elementos de la obra de Lancáster,
explicando los siguientes acápites: Clases de lectura, escritura, y de “arismética”;
método de enseñar el alfabeto, “Método p.
a
ap.
der
á delet.
ar
y á leery método para
aprender la aritmética; las cuatro reglas del arte de enseñar con la explicación
de lo que se hace en sus respectivas columnas; aspectos administrativos para los
casos de ausentes, inspección, regla para que los directores (monitores) hagan
las acusaciones, los instrumentos y modos de castigo entre los cuales destacan
los grillos para las principales faltas cometidas en la escuela; y en cuanto a los
honores e incentivos: trata la emulación y premios, una orden de merito, cédulas
de premio cuando haya emulación entre las clases. Pasa luego a reseñar la
manera como se desenvuelve el trabajo en las aulas evitando el “tono ridículo”
en la lectura, como participan los directores y ayudantes, las diferentes órdenes
y los mandatos; las papeletas para mandar que vayan á presentar lo escrito y
para que vuelvan a la clase, colocación de las pizarras y para cuando se vayan á
su casa. Por último trata lo referente a los requisitos para ser director.
Plasman de este modo una buena presentación de los distintos componentes
metodológicos y disciplinarios, basados en uno o más de los manuales
lancasterianos que circulaban a nivel internacional, pero desde entonces
48 Memorias de la Real Sociedad Económica de La Habana. (La Habana: Imp. del Gobierno, 1817), 131.
234
Osvaldo Granda Paz
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244
adicionan elementos regionales que provienen de la escuela tradicional, como se
hará en distintas localidades de la geografía hispanoamericana.
CONCLUSIÓN
Hemos visto cómo fueron varias asociaciones particulares las responsables
de que en la educación hispanoamericana se introdujera el sistema de enseñanza
mutua, y hemos recorrido este proceso en Cuba, Guatemala y México. El aporte
ofrecido por ellas, con sus propios recursos, fomentando las escuelas de primeras
letras, es una actividad que debe resaltarse para entender cómo los gobiernos
dejaron en sus manos, como ocurrirá especialmente en México, todo lo relativo
a las escuelas. Allá se conformó a partir de 1822 la Compañía Lancasteriana. Esta
situación hay que revisarla a todo lo largo y ancho de Hispanoamérica, pues
como ocurrió en los países aquí reseñados, también habrá otras ciudades en las
cuales se tomará bajo su protección la educación infantil.
En el caso particular que hemos descrito, es difícil establecer la vía de
apropiación del texto lancasteriano del cual provino la publicación de
las memorias de la RSECPH, pero por lo visto del prólogo efectuado a la
presentación del dictamen en la memoria No 10 de 1817, debe provenir de los
manuales ingleses. A partir de entonces por el efecto que tiene dicha publicación
       
México, Guatemala y Cuba se mantendrá por varias décadas.
Se debe resaltar el papel que tuvieron las publicaciones periódicas y la
edición de los manuales por parte de las Sociedades de Amigos del País, tanto
españolas como americanas, en la renovación, a nivel general, de las escuelas
en la Península y sus colonias ultramarinas, como señalamos, centrados en la
difusión, en ese caso de la enseñanza lancasteriana.
La aplicación centralista del modelo de Lancáster se replicó en aspectos de
  

múltiples contradictores. Fue frecuente durante este periodo que muchos de los
maestros de las escuelas de primeras letras y de los colegios fueran curas y a
veces voluntarios, con lo cual no se podía prever los desarrollos que tendrían
los ejercicios educativos y las mismas escuelas. En todo esto debe incluirse como
uno de los factores preponderantes de dichos desarrollos, la participación de las
Sociedades de Amigos el País.
Por consiguieente, frente a los acontecimientos educativos logrados en medio
del fragor de las guerras de independencia de los países hispanoamericanos y
el profundo deseo de aportarle a la infancia de esta convulsionada época, se
debe destacar el mérito que corresponde a las sociedades de amigos del país
junto a Solano García, chileno; Paz, Millan y Córdova, mexicanos, y Sebastián
Mora colombiano, junto a James Thompson, como iniciadores de la escuela
235
Introducción de la enseñanza mutua en
las escuelas de Cuba, Guatemala y México
Rev. hist.edu.latinoam - Vol. 19 No. 29, julio - diciembre 2017 - ISSN: 0122-7238 - pp. 219 - 244

la primera mitad del siglo XIX
De esta manera se estableció en Cuba la enseñanza mutua como queda
expuesto en este artículo. Conocido este evento y tomando su ejemplo gracias a
la información que incluyó la comisión de educación de la Sociedad Económica
de Amigos del País de la Habana en sus Memorias, el método se implantó en
México. De este modo podemos tener las tres direcciones desde las cuales llegó
la denominada “escuela lancasteriana” o método de “enseñanza mutua” a
América Hispana: por la Sociedad de la Habana al Caribe y Mesoamérica, con J.
Thompson al Cono Sur (Argentina, Uruguay, Chile y Perú) y con Mora Berbeo a
la Gran Colombia (Colombia, Venezuela y Ecuador).
Es importante conocer esta genealogía y poder después explicar los desarrollos
locales y también explicar el papel de los gobiernos y de las “sociedades de
educación” con cuyo aporte por ejemplo, en México se mantiene este tipo de
enseñanza hasta casi terminar la segunda mitad del siglo XIX y en cambio en los

que a partir de este recorrido histórico se pueda presentar cronológicamente y
con mayor realce la participación de diferentes maestros, así mismo la aparición
de materiales educativos, particularmente los manuales y cartillas lancasterianas.
Ante lo expuesto sobre este proceso de introducción de la enseñanza mutua,
se plantea la necesidad de investigar y conocer mejor el proceso que se surtió en la
Isla de Cuba, y sobre los alcances que se lograron en Guatemala y Centroamérica.
  
como algunos estudios puntuales.