La definición así como la comprensión de la ruralidad o de las ruralidades se han dado desde definiciones por carencias, desde dicotomías cercanía/distancia con la naturaleza - moderno/tradicional, así como desde reflexiones descriptivas,  demográficas y geográficas, sin embargo el mismo concepto ha adquirido diversos matices dependiendo desde el lugar de enunciación que allí se desprenda. Por ejemplo la Lengua Española (2001), la palabra “rural” proviene del latín rurālis, de rus, ruris, campo, el diccionario y define “rural” como perteneciente o relativo a la vida del campo y a sus labores. Desde allí tradicionalmente se ha reducido al espacio social construido por campesinos, dedicados a las labores relacionadas con la tierra, lo pecuario y los recursos naturales  y a aquello que no es urbano.

 

Sin embargo, García (1991) citando la definición de la CEE establece lo rural desde una “noción de espacio rural implica no sólo una simple delimitación geográfica, sino que se refiere a todo un tejido económico y social que comprende un conjunto de actividades muy diversas: agricultura, artesanía, pequeña y mediana industria, comercio y servicios; definición que supera lo agrario, pero ésta definición se ha construido sobre un temor ecológico colectivo, uno de cuyos aspectos es el déficit de naturaleza expresado por los habitantes de las ciudades .(p.89) y el mismo autor concluye al respecto de este tipo de definiciones que deja de lado reflexiones sociológicos que permitirían comprender el complejo entramado en la ruralidad.

 

Por su parte la revista Scientific American de divulgación científica norteamericana, al referirse a lo rural mencionaba que “Las masas populares eran incultas, esclavas de la tradición y miserables. El abismo existente entre ellas y la élite urbana era equivalente a la división entre lo profano y lo sagrado.” (1976, p.4). Acercamientos que han dejado en las representaciones colectivas una fuerte influencia trayendo consigo formas de rechazo y marginación hacia los ciudadanos de los territorios rurales

 

Desde esa complejidad de definir y comprender lo rural, Jesús Antonio Bejarano, plantea en su Artículo “El concepto de  lo rural: ¿qué hay de nuevo?”, reconoce cómo la idea de lo rural sigue siendo ambigua, resbalosa y necesita ser discutida ya que hasta ahora ha tenido un desarrollo insatisfecho, plantea la necesidad de pasar de la “vieja visión” de lo rural desde  criterios elaborados desde 1950 asociados a una idea de progreso surgida del siglo XVIII, donde el progreso fue entendido como camino a la civilización  moderna, como el conocimiento de que la humanidad avanza del pasado al futuro (1998, p.382), lo cuál indica que el concepto trasciende más allá de lo biogeográfico a un escenario de relaciones de poder, división del trabajo y entramados simbólicos, en el que se encuentra una de las instituciones más complejas como lo es la escuela rural, uno de los escenarios importantes de la vida de los pobladores, la cual ha sido históricamente pensada y construida desde una óptica urbanocéntrica, producto de las visiones que sobre lo rural han tenido los distintos gobernantes, decisores de la política educativa y económica y agentes diversos que participan en el acto educativo.

 

A partir de estas reflexiones inciales, la Revista Praxis y Saber propone a la comunidad académica un número especial dedicado a la Educación en contextos rurales, por lo cual convoca a diferentes actores que cuestionan, construyen y proponen experiencias y reflexiones en diversas ruralidades de Colombia, América Latina y otras latitudes, que permitan conocer, comprender y recrear las experiencias que se llevan a cabo en las diversas ruralidades

 

 

Líneas

  • El lugar de las artes en la educación rural en Colombia
  • Las ciencias en la educación rural
  • Escuela rural y paz
  • Metodologías de enseñanza y pedagogías alternativas en contextos rurales
  • Narrativas de Estudiantes y maestros en contextos rurales
  • El lugar de las Escuelas Normales en los contextos rurales colombianos
  • Educación de la primera infancia en las ruralidades.
  • Políticas educativas de educación rural
  • La formación de maestros rurales

 

Editores invitados

 

Andrés Klaus Runge. Investigador - Universidad de Antioquia

Liliana Ávila Garzón. Investigadora - Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia