No bastan las normas jurídicas para que un abogado sea ético

Contenido principal del artículo

Autores

Deisy Milena Vargas Najar

Resumen

Aunque parezca que las normas jurídicas, en este caso el Régimen
Disciplinario del Abogado (Ley 1123 de 2007), garantizan y protegen
en mayor medida que las normas morales, y aparenten ser más
eficaces, lo cierto es que su capacidad protectora es muy limitada.
Las leyes pueden eludirse, manipularse y tergiversarse, sobre todo
por los poderosos.
Es por esto que el abogado, en el ejercicio de su profesión, debe, sin
lugar a dudas, cumplir con unas obligaciones, practicar unas
virtudes y estar atento a la dimensión moral tanto de las personas
como de la propia, ya que sin esto es imposible que el abogado sea
ético y la sociedad sea justa.

Detalles del artículo

Licencia

 

La revista está autorizada por una licencia Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

 

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.