La muerte de un barco

Contenido principal del artículo

Autores

Severiano Gil

Resumen

Dicen que la muerte es triste, y puede que así sea –según qué muertes y quién es el muerto—. Pero hay dos tipos de muerte que me fascinan sobre todas las cosas, y es una fascinación, en este caso sí, triste. Una es la muerte de un niño, de cualquier niño, y no sé si es por empatía de especie –no creo-o por no hallar respuesta para explicar el porqué de nacer para morir en seguida, no tiene mucho sentido la muerte de alguien que ni siquiera sabe lo que es morir, salvo que sea una decisión del Universo para producir dolor en los mayores que rodean al pequeño fallecido.

Palabras clave:

Detalles del artículo

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo licencia internacional Creative Commons Reconocimiento 4.0.

Referencias

En el artículo.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.