Volver a los detalles del artículo Por una política educativa más allá de la colonialidad del Ser, del Saber y del Poder