Volver a los detalles del artículo ¿En Caxias la filosofía encaja? y las voces infantiles de la periferia